Es el tratamiento de conductos radiculares que consiste en la extirpación parcial o la extirpación total de la pulpa dental. Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesionadas en su tejido pulpar.

Preguntas frecuentes:

¿Para qué sirve este tratamiento?

  • Para conseguir un sellado apical y del resto del conducto para aislarlo.
  • Realizar un cierre biológico: los cementoblasts del muñón periodontal producirán cemento que cerrará el ápice.
  • Limpiar el sistema de conductos radiculares con el fin de dejar el conducto aséptico.
  • Dar forma cónica desde la corona hasta el ápice del diente.

¿Es un tratamiento doloroso?

Al emplear anestesia local, es totalmente indolora.

¿Cuando sé que necesito una endodoncia? 

Cuando detectas que una pieza dental empieza a cambiar de color, duele cuando se come o te molesta al tomar una bebida fría o caliente.

¿Cómo se hace?

Tras realizar un diagnóstico, se anestesia el diente dañado, se realiza una pequeña obertura para llegar al canal radicular y la pulpa dañada. Extraemos el tejido, se ensancha el canal radicular y se hacen irrigaciones para eliminar la infección. 
Terminamos sellando y obturando el canal radicular.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted